Discursos

Intervención del diputado Juan Carlos Romero Hicks, para referirse a la conclusión de los trabajos correspondientes al segundo período de sesiones ordinarias del tercer año de ejercicio de la LXIV Legislatura.

Legislador: Juan Carlos Romero Hicks
Legislatura: LXIV (2018-2021) Legislatura Periodo:2 Segundo período de sesiones ordinarias del tercer año de ejercicio de la LXIV Legislatura.
Tipo de Periodo: Ordinario Fecha:sábado, 01 de mayo de 2021
Tipo de sesión: Ordinaria  

DIPUTADO JUAN CARLOS ROMERO HICKS: Buen día.

 

Con la venia de la presidencia.

 

Cada día hay personas que se levantan en México y todos tenemos el mismo cielo, más no tenemos el mismo horizonte y tenemos contrastes, desigualdades, sueños y frustraciones.

 

El actor estelar de la democracia es el ciudadano, no son los partidos, no son los gobiernos, es esa persona maravillosa que tiene nombre, rostro, corazón, domicilio y apellido y que alberga la construcción de un mundo mejor.

 

Llegamos a esta Legislatura con esperanza, con un mandato de entendimiento de que el actor estelar de la democracia es el ciudadano.

 

En lo personal nunca he creído en las suposiciones, creo  en la construcción crítica, propositiva, comprometida y responsable a favor de México.

 

El inicio de los trabajos de esta Legislatura, tuvimos algunas dificultades para ver cómo le dábamos gobernanza a la Junta de Coordinación y a la Mesa Directiva.

 

Ninguna institución trasciende  más allá de las personas que le da vida y nadie vino aquí para fracasar.

 

Los 300 trozos del alma de cada distrito, los que vinieron por lista de representación  proporcional, cada uno lleva a cuestas esa aspiración de un mundo diferente y más allá de las circunstancias hay que entender que la pluralidad es una divisa y no un mal tolerado.

 

Y reconozco el gran liderazgo y la pasión de Mario Delgado y de Ignacio Mier, de René Juárez, de Tonatiuh Bravo, de Fabiola Loya, de Verónica Juárez, de Jorge Argüelles, de Arturo Escobar, de Reginaldo Sandoval y de  Gerardo Fernández Noroña.

 

¿Qué significa lograr consensos? Es reconocer más lo que une que lo que separa.

 

Es también admitir que cuando uno escucha a los demás corre el riesgo de aprender  y que no somos los únicos ni los mejores ni los más iluminados y que tenemos que aprender a ser los primeros entre iguales.

 

Tuvimos momentos gratos y también  momentos sumamente frustrantes.

 

¿Qué significa ser parte de un Congreso? Extrapolo el pensamiento adaptado de Armando Olivares, guanajuatense, tiene que ser como un resonador potente que  registre las más pequeñas vibraciones que proviene de todos los rubros del destino de las personas.

 

Y necesitamos fortalecer  la institución del Congreso Mexicano, porque  aquí está la representación de la población  y en el Senado la del Pacto Federal y sí, necesitamos un Congreso fuerte y plural que fiscalice, que exija rendición de cuentas, que le dé legitimidad a todo lo que estamos actuando y particularmente ser la guarda cuidadosa de la legalidad y la de los valores. Y esos valores implican también la colaboración de poderes, el respeto de la división, pero también no vernos como enemigos, sino vernos como lo que somos, mexicanos.

 

Necesitamos aprender a dialogar, a convocar, a conciliar y en política se puede escuchar todo, pero hay dos límites, los principios y la legalidad.

 

A mi si me preocupa que la población o en general haya personas que nos vean no como un poder legislativo sino un querer legislativo. Tenemos que ser contrapeso y tenemos que ver las agendas que no me permitan escuchar y cada quien frente a la historia podrá hacer su propio juico de valor

 

La población no quiere descalificaciones, quiere resultados, resultados y más resultados y no podemos vernos como enemigos y ni tampoco como adversarios, sino personas con empatía, cuando uno entiende a la otra persona, no puede sentir el odio  y hoy lo que necesitamos es la visión esperanzadora del amor, de la libertad del bien ser, del bienestar, del bien común y entender que el gran reto sigue siendo que la utopía se convierta en realidad.

 

Y esta perspectiva es muy importarte. Don Manuel Gómez Morin tuvo un gran impacto en la Universidad Nacional, en la fundación del Banco de México y en el partido político de donde soy orgullosísimo militante y decía que podemos tener controversia de inteligencias más no decisión de corazones.

 

He aprendido muchísimo de todas las personas, desde huir de la geometría política rebasada, las izquierdas y las derechas, esos mecanismos ya no están para el día de hoy, aprender de pasado, soñar el futuro y sobre todo ver la manera de ir al encuentro con los demás.

 

Soy guanajuatense y por ello me siento inmensamente privilegiado y la primera batalla en de la Independencia se hizo en la Alhóndiga de Granaditas y de ahí8m los Insurgentes del pueblo de Dolores.

 

La Alhóndiga es un granero de esperanza y eso es lo que tenemos que recuperar hoy en día para poder vernos al espejo para reconocernos que tenemos que huir del autoelogio y de la auto denigración y que tenemos que aprender a caminar juntos

 

México es el manto que nos une a todos nosotros y los que llevamos a México en la piel, en el alma en el corazón y que lo que llevamos cargando a cuestas hoy nos tiene que proporcionar esa orientación porque México necesita mejores partidos políticos, necesita una clase política diferente, humilde, prudente, sensible incluyente y sobre todo que entendamos que nadie es mejor que el otro.

 

Nadie sabe la estatura que tiene hasta que la vida le pide que se ponga de pie. México necesita estar de pie y necesitamos acompañarnos.

 

Es cuanto.

Realizar otra búsqueda