Biografías

Manuel González Hinojosa

Manuel González Hinojosa

Coordinador de la diputación federal del PAN
XLVII Legislatura Legislatura, 1967-1970

  • Nacimiento:domingo, 28 de enero de 1912, San Luis Potosí, San Luis Potosí
  • Fallecimiento:jueves, 02 de febrero de 2006, Ciudad de México, Distrito Federal
  • Egresado de:Licenciatura en derecho, Universidad Autónoma de San Luis Potosí
  • Militancia PAN:67 años (1939-2006, retirado de la militancia activa en 1981)
  • Cargo de mayor relevancia:

    Presidente nacional del PAN (1969-1972 y 1975-1978)

Nació el 28 de enero de 1912 en la ciudad de San Luis Potosí. Murió el 2 de febrero de 2006 en la ciudad de México, Distrito Federal. Hijo de Aurelio Jesús González Orozco y de Rosa Hinojosa de la Llata; casado con Ana María Alcocer con quién tuvo ocho hijos: Manuel, Alfonso, Aurelio, Alejandro, José, Ana, María Teresa y María Eugenia. Estudió la primaria y secundaria en su ciudad natal; la preparatoria y la licenciatura en derecho en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (Uaslp), graduándose en 1936.

 Manuel González Hinojosa se dedicó al ejercicio libre de su profesión en forma ininterrumpida desde que abrió un bufete con algunos de sus compañeros miembros de la Asociación de Estudiantes de Leyes en 1935; en 1950 se vio obligado a trasladar su despacho de la capital potosina al Distrito Federal ante las presiones ejercidas por el cacique local Gonzalo N. Santos; profesor de Derecho Agrario y miembro del Consejo Universitario de la Uaslp; profesor en la Universidad Iberoamericana (Uia) y en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam); colaborador editorial en varios periódicos y revistas, en los últimos años en el periódico Excélsior; autor, entre otras, de las siguientes publicaciones: Derecho agrario: apuntes para una teoría del derecho agrario mexicano (Jus, 1975); Hacia la unidad y la esperanza (Ediciones PAN, 1976); El interés público y la función social de la propiedad inmueble (Ediciones PAN, 1977); Medio siglo de propuestas para el campo (Palabra 10, octubre-diciembre 1989); Acción Nacional: ayer y hoy (Propuesta-Fundación Rafael Preciado Hernández, 1999); Participación y abstención: la presidencia del PAN de 1969 a 1972 (Epessa, 2000).

La trayectoria de Manuel González Hinojosa en el Partido Acción Nacional fue la siguiente: fundador del partido; presidente nacional del PAN en dos periodos: 1969-1972 y 1975-1978, en este segundo periodo tuvo que afrontar la peor crisis interna en la historia del partido; consejero nacional 1944-1981 fecha en que renunció a formar parte del Consejo Nacional; miembro del Comité Ejecutivo Nacional en los periodos 1953-1962 y 1966-1978; presidente del Comité Directivo Regional del Distrito Federal 1955-1956; secretario general del Comité Organizador de Acción Nacional en San Luis Potosí 1939-1940; candidato a senador en 1952; candidato a diputado federal en cinco ocasiones: 1943, 1949, 1958, 1967 y 1973; diputado federal en dos ocasiones: 1967-1970, donde fungió como coordinador de la diputación del PAN y se destacó en la defensa de la Unam con motivo del conflicto estudiantil de 1968 y1973-1976; colaborador editorial en la revista La Nación.

A la edad de 57 años Manuel González Hinojosa asume por primera vez la jefatura nacional del PAN. Durante sus tres primeros años como jefe nacional del partido, González Hinojosa se vio obligado a lidiar con la controversia desatada al interior del partido entre las tendencias antagónicas de la participación y la abstención; el proceso electoral de Yucatán, donde el candidato de Acción Nacional a la gubernatura desarrolló la campaña local más fuerte y mejor organizada hasta entonces, seguida de un atraco electoral que igualmente rebasó todo antecedente previo y de la brutalidad desatada contra los panistas, incluso contra las candidatas, hechos que confirmaron sin remedio la naturaleza intransigente y violenta del régimen autoritario, llevó a que los miembros del partido se plantearan seriamente la posibilidad de renunciar a la participación electoral de manera parcial o total para evidenciar en toda su crudeza a la antidemocracia mexicana; la postura tradicional del PAN sobre la participación electoral con apego a la legalidad, a pesar de los defectos de la legislación y del pisoteo del voto, se puso en tela de juicio por quienes sostuvieron que respetar las formas democráticas en un sistema antidemocrático no tenía objeto alguno y que si el PAN participaba en otras elecciones tras lo ocurrido en Yucatán, entonces sí merecería el calificativo de “palero del sistema” con el que se le señalaba de tiempo atrás.

Las principales candidaturas postuladas por el PAN durante este periodo fueron la de Efraín González Morfín como candidato a la Presidencia de la República; se postulan también 2 candidatos a las gubernaturas de Yucatán y Baja California. Por lo que respecta a triunfos electorales, en este lapso se alcanzan 20 curules en la Cámara de Diputados y se reconocen 3 presidencias municipales.

Entre los sucesos más importantes acaecidos en este periodo tenemos los siguientes: previo a la elección local de Yucatán se desató la violencia en la entidad que incluyó agresiones físicas contra panistas sobre todo a pedradas, destrucción de varios domicilios que funcionaban como locales del partido, quema de vehículos e intimidación general hacia los ciudadanos; el despojo de la Policía Municipal de Mérida al Ayuntamiento perpetrada por el Gobierno del Estado y el Ejército Mexicano que de facto asumieron el mando de la misma, hecho que consternó a la sociedad meritense y que fue condenado de manera generalizada, desatando paros de actividades y movilizaciones de protesta; el fallecimiento de Adolfo Christlieb Ibarrola ex presidente nacional del PAN; el estallido de una bomba en la sede nacional del partido en plena campaña presidencial; la realización del IX Campeonato Mundial de Futbol en México; el rechazo rotundo de los diputados federales del PAN a aprobar la reforma penal que tipificaba los delitos de traición a la patria, motín, rebelión, sedición, sabotaje, terrorismo y disolución social; el fallecimiento del ex presidente Lázaro Cárdenas; los hechos sangrientos del Jueves de Corpus realizados por el grupo paramilitar conocido como “Los Halcones”.

A la edad de 63 años Manuel González Hinojosa asumió de nueva cuenta la presidencia nacional del PAN. Durante su segundo periodo al frente del partido, González Hinojosa tuvo que afrontar el momento más álgido del conflicto interno de Acción Nacional; la conducta asumida por el presidente fue la de exigir un estricto apego a las disposiciones estatutarias y reglamentarias, así como de condenar todos los actos y declaraciones que afectaban la unidad del PAN; pero los diversos señalamientos al ex presidente José Ángel Conchello como el principal instigador de esa división, que incluso derivaron en un procedimiento de exclusión en su contra en la Comisión de Orden, provocaron que el presidente nacional fuera a su vez acusado de parcialidad hacia la postura abstencionista, lo cual no tenía fundamento; en febrero de 1976 se realizó una Convención Nacional en la que nuevamente Pablo Emilio Madero no pudo obtener el porcentaje de votos requerido y cuando González Hinojosa anunció, después de 13 horas y 7 rondas de votación, que en definitiva el Partido Acción Nacional no postularía candidato presidencial, estalló la violencia entre los delegados quienes intercambiaron insultos y golpes que llegaron hasta el propio presidente nacional quien fue derribado bruscamente del presidium e injuriado; tras cuatro meses de confrontaciones, sanciones disciplinarias, una demanda civil interpuesta contra el partido, renuncias a candidaturas y demás problemas, el PAN registró en 1976 una sensible baja de 850 mil votos respecto al total alcanzado en la elección previa de 1973; las confrontaciones y procedimientos de sanción continuaron hasta el término del periodo, situación que hizo imposible emprender alguna iniciativa efectiva de reconciliación en el seno de Acción Nacional.

 Pero la no participación del PAN en la elección federal de 1976 tuvo un efecto inesperado. La candidatura única del priísta José López Portillo –las independientes de Pablo Emilio Madero y Valentín Campa fueron realmente simbólicas- y la crisis económica que estalló en el mes de septiembre, aunadas a un proceso en marcha de cambios profundos en el perfil sociodemográfico y urbano del país, representaron una crisis de legitimidad del sistema priísta; vino entonces la iniciativa de reforma política de 1977, coyuntura que le permitió al PAN dejar de pensar un poco en sus dificultades y recapitular sus posiciones históricas sobre la democracia; durante las sesiones extraordinarias de la Comisión Federal Electoral, la representación panista sostuvo que no era la primera vez que el PAN escuchaba promesas de reforma por parte del gobierno que habían sido incumplidas y que el anuncio de la iniciativa y la realización de consultas comprometía al gobierno a llevarla a cabo con absoluta responsabilidad; desde la óptica panista ciertamente era indispensable la existencia de un verdadero sistema de partidos, pero lo era aún más corregir instituciones deficientes, construir nuevas y proceder a modificar las bases reales de sustentación del poder contrarias a un régimen democrático, suprimiendo las prácticas al margen de la ley que mantenían a una gran cantidad de ciudadanos bajo el control del gobierno vulnerando la libertad política y facilitando la manipulación de las elecciones y la alteración de sus resultados.

La principal candidatura postulada por el PAN en este periodo fue a la gubernatura de Baja California. Por lo que respecta a triunfos electorales se alcanzan 20 curules en la Cámara de Diputados y se reconocen 3 diputaciones locales y 9 presidencias municipales.

Entre los sucesos más importantes acaecidos en este periodo tenemos los siguientes: el PAN no postula candidato presidencial para las elecciones de 1976; estalla la crisis económica al final del sexenio de Luis Echeverría, se devalúa el peso mexicano y se desata la carestía en muchos productos, incluidos los bienes y servicios prestados por el sector público; el nuevo Presidente de la República propone una reforma política para establecer un “sistema pluripartidista”; tiene lugar una prolongada huelga en la Universidad Nacional Autónoma de México donde el PAN rechaza la intromisión del Estado y de otras fuerzas políticas en la vida universitaria.

Autor: Aminadab Rafael Pérez Franco

Ver otras biografías