Biografías

Felipe de Jesús Calderón Hinojosa

Felipe de Jesús Calderón Hinojosa

Coordinador del Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados
LVIII Legislatura Legislatura, 2000-2003

  • Nacimiento:sábado, 18 de agosto de 1962, Morelia, Michoacán
  • Egresado de:Licenciatura en derecho, Escuela Libre de Derecho
  • Militancia PAN:34 años (1979-2013)
  • Cargo de mayor relevancia:

    Presidente de la República 2006-2012; Presidente nacional del PAN (1996-1999), candidato del PAN a la Presidencia de la República (2006)

Nació el 18 de agosto de 1962 en Morelia, Michoacán. Hijo de Luis Calderón Vega y de María del Carmen Hinojosa González; casado con Margarita Esther Zavala Gómez del Campo, con quien tuvo tres hijos: María, Luis Felipe y Juan Pablo. Estudió la primaria, secundaria y bachillerato en el Instituto Valladolid de Morelia; licenciatura en derecho en la Escuela Libre de Derecho (Eld) 1980-1985, graduándose en 1986 con la tesis: Inconstitucionalidad de la deuda pública externa mexicana, 1982-1986; estudios de maestría en economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (Itam); maestría en Administración Pública en la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, Estados Unidos 1999-2000.

Felipe Calderón se desempeñó como ejecutivo de proceso legal en el Bufete Goodrich, Riquelme y Asociados 1983-1984; ejecutivo de litigio civil, mercantil y laboral en Multibanco Comermex 1984-1988; colaborador editorial en diversos periódicos del país; autor de los siguientes ensayos y libros: Inconstitucionalidad de la Ley General de Deuda Pública (1987); ¿Qué es la economía para el PAN? (1988); Alma, cuerpo, sementera (1989); Revolución y reforma del Estado (1990); Tratado de Libre Comercio: pros y contras (1991); Cuatro años de política en México (1992); Hacia una real autonomía del Banco de México (1993); La promoción y la doctrina del PAN (1995); Ganar el gobierno sin perder el partido (1996); Ganar el gobierno sin perder el partido: informes y mensajes de los presidentes del PAN, Felipe Calderón Hinojosa (PAN-Comité Ejecutivo Nacional, 2002); El hijo desobediente: notas en campaña (Nuevo Siglo-Aguilar, 2006); Para que vivamos mejor: discursos de la campaña presidencial 2006 (PAN-Comisión Editorial, 2006). Miembro del grupo Líderes Mundiales del Futuro; vicepresidente de la organización de partidos políticos Internacional Demócrata Cristiana (Idc) 1998-1999.

La trayectoria de Felipe Calderón en el Partido Acción Nacional es la siguiente: miembro activo del PAN desde 1979; candidato del PAN a la Presidencia de la República en 2006, obteniendo 14´916,927 votos que representaron el 35.89 por ciento de la votación emitida con la cual obtuvo el triunfo en esa elección; Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos a partir del 1 de diciembre de 2006; presidente nacional del PAN 1996-1999; secretario general del CEN 1993-1996; secretario nacional juvenil 1987-1989; consejero nacional 1988-2013; miembro del Comité Ejecutivo Nacional 1987-2010; integrante del Instituto de Estudios y Capacitación Política del CEN 1981-1984; colaborador editorial en la revista La Nación; diputado federal en dos ocasiones: 1991-1994 y 2000-2003, fungiendo en la última como coordinador del Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados; representante a la I Asamblea de Representantes del Distrito Federal 1988-1991; secretario de Energía en el gabinete del presidente Vicente Fox Quesada, 2003-2004; director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) en 2003.

A la edad de 33 años Felipe Calderón Hinojosa asume la presidencia nacional del PAN. Durante sus tres años como presidente nacional, Calderón advirtió la inminente llegada del PAN al poder y por ello sintetizó su proyecto en la frase “ganar el gobierno sin perder el partido”; entre sus prioridades y acciones estuvo la insistencia de que el partido se hiciera corresponsable del éxito de sus gobiernos, lo cual precisaba de un acompañamiento respetuoso, una intensa comunicación y un apoyo político inequívoco; también estuvo la advertencia de evitar que los éxitos electorales y políticos alcanzados llevaran a los panistas a pensar que los triunfos eran definitivos, así como la de tener cuidado con los ataques de los adversarios políticos del PAN que sabían que la única forma de detener el avance panista era quebrando la unidad y la confianza; en lo político se alentaron los esfuerzos para fortalecer el federalismo y la autonomía municipal desde la perspectiva de que la redistribución de facultades y recursos haría más eficaces a los órdenes de gobierno más cercanos a la comunidad; igualmente se mantuvo la estrategia de diálogo, negociación y construcción de instituciones que incluyó la última reforma electoral previa al cambio democrático; en algunos casos fue necesario que el PAN adoptara decisiones muy difíciles y que ejemplificaron su compromiso invariable con el fin de orden superior que es el bien de México, sin mediar en el costo político o la rentabilidad electoral, en temas tan disímbolos como la aprobación del rescate bancario en los términos menos lesivos para las familias mexicanas, el apoyo a las medidas que permitieron construir la estabilidad financiera, o la devolución de un porcentaje del financiamiento público a los partidos políticos que el Consejo Nacional consideró excesivo.

 Las principales candidaturas postuladas por el PAN durante este periodo fueron 21 candidatos a gobernadores. Por lo que respecta a triunfos electorales se ganan tres gubernaturas: Nuevo León, Querétaro y Aguascalientes; 7 escaños en el Senado de la República, 121 curules en la Cámara de Diputados, 284 diputaciones locales y 290 presidencias municipales.

Entre los sucesos más importantes acaecidos en este periodo tenemos los siguientes: el senador panista José Ángel Conchello denuncia que empresas petroleras de los Estados Unidos pretenden aprovechar la región del Golfo de México conocida como los “Hoyos de Dona” y urgió a realizar negociaciones con el gobierno de EU para deslindar los derechos de explotación petrolera, las cuales iniciarían a finales de 1997; el PAN organiza un “Foro sobre Usos, Costumbres y Tradiciones de las Comunidades Indígenas, en el que fija su posición y propuesta sobre la cuestión indígena y la problemática específica de Chiapas; se firma en Palacio Nacional el acuerdo para la reforma política que incluye 17 reformas constitucionales con la participación del Presidente de la República y los presidentes de los partidos políticos nacionales; Antonio Lozano Gracia es cesado como procurador general de la República y el CEN del PAN advierte que ello puede endurecer la postura del gobierno hacia los dirigentes, gobiernos y legisladores panistas; el Partido Acción Nacional celebra con diversos actos el centenario del natalicio del fundador del partido, Manuel Gómez Morin; los candidatos a jefe de gobierno del Distrito Federal del PRI y el PRD excluyen al candidato panista Carlos Castillo Peraza del debate televisado programado para el 25 de mayo; un día después de las elecciones federales de 1997 Vicente Fox Quesada anuncia que se postulará como candidato a la Presidencia de la República; los resultados de la elección federal muestran que ningún partido tendrá mayoría absoluta en la Cámara de Diputados por primera vez en la historia; Vicente Fox inicia su precampaña hacia la Presidencia y anuncia la creación de la asociación civil “Amigos de Fox”; el ex presidente nacional del PAN, Carlos Castillo Peraza, anuncia su retiro de la vida política; el PAN pierde la elección para gobernador de Chihuahua, primera vez que le sucede siendo gobierno; Acción Nacional rechaza la iniciativa presidencial para crear el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa) y presenta una iniciativa alterna menos onerosa que recibe opiniones favorables del PRD y la Secretaría de Hacienda; muere en un accidente el senador panista José Ángel Conchello y a los pocos días fallece el gobernador panista de Baja California Héctor Terán; se da una “ruptura pública” entre los presidentes nacionales del PAN Felipe Calderón, y del PRD Andrés Manuel López Obrador, por discrepancias en el tema del rescate bancario; el PAN conmemora el centenario del natalicio de Efraín González Luna, fundador del partido; el presidente nacional del PAN visita la Isla de Cuba a invitación del régimen castrista, a los pocos días se entrevistan en La Habana Fidel Castro y Vicente Fox; Acción Nacional se integra como miembro de plano derecho de la Internacional Demócrata Cristiana y se nombra a Felipe Calderón como uno de los vicepresidentes de la IDC.

Los días 11 de septiembre, 2 y 23 de octubre de 2005 se realizó en etapas sucesivas el proceso de elección del candidato del Partido Acción Nacional a la Presidencia de la República en el cual Felipe Calderón resultó electo para dicha candidatura. En este proceso Calderón superó a los precandidatos Santiago Creel y Alberto Cárdenas. Su último cargo antes de la postulación fue el de secretario de Energía en el gabinete del Presidente de la República, Vicente Fox Quesada en el periodo 2003-2004. El mensaje de la campaña de Felipe Calderón giró en torno a los lemas: “Por un México ganador” y “Para que vivamos mejor”. En una primera etapa el discurso se orientó por la lógica de los valores y los sentimientos: “Pasión” era el término que articulaba las presentaciones ante grupos sociales y en los medios, que implicaba la congruencia, la responsabilidad y la visión de un México que liberado de complejos afrontara los retos de convertirse en un país de leyes, de establecerse como una economía competitiva y de brindar igualdad de oportunidades a los mexicanos.

A principios de marzo, la evolución de las encuestas llevó al equipo del candidato a entrar en una segunda etapa que relanzó la campaña con base en una oferta fundada en la aspiración de vivir mejor compartida por los diversos sectores de la sociedad mexicana; un discurso en el que se mostraba al PAN como el partido que desde el gobierno era capaz de lograr que los mexicanos viviéramos mejor en función de desarrollar las posibilidades y profundizar los logros alcanzados por la administración panista; una contienda que hizo hincapié además en mostrar las diferencias entre las ofertas políticas de los principales candidatos y los efectos que tendría la puesta en práctica de las mismas.

La campaña presidencial de Felipe Calderón se desarrolló de manera muy intensa por espacio de seis meses. En el aspecto territorial el candidato recorrió más de 400 de las localidades más pobladas del país y en cada una de ellas pronunció discursos y sostuvo encuentros con grupos ciudadanos, sociales y empresariales, además de presentarse en estaciones de radio y televisión o conceder entrevistas a medios impresos. La campaña aérea incluyó una sólida pauta en medios electrónicos la cual, sin llegar a ser la más amplia, fue sumamente eficaz para hacer llegar tanto la oferta política como la campaña de contraste que advertía a los electores sobre las personalidades y las propuestas de sus principales oponentes, que a su vez fue respondida por mensajes semejantes contra el candidato del PAN que no tuvieron el impacto de la campaña panista.

Se realizaron dos debates entre los candidatos presidenciales organizados por el IFE; en el primero de ellos, Felipe Calderón aprovechó la auto exclusión del candidato perredista para situarse como puntero en la contienda; en el segundo, tuvo la claridad para utilizar sus intervenciones para explicar sus propuestas, mientras que los aspirantes del PRD Andrés Manuel López Obrador y del PRI Roberto Madrazo, lo atacaban sin éxito. Hubo actos de campaña imponentes, como la toma de protesta en el Palacio de los Deportes, el inicio de campaña en el Toreo de Cuatro Caminos, la reunión con mujeres en el Auditorio Nacional, la magna concentración de simpatizantes del centro del país en la Plaza de Toros México y el cierre de campaña que colmó con 120 mil personas el Estadio Azteca y que aun así fue insuficiente para dar cabida a todos los asistentes al acto.

México vivió en el año 2006 la competencia político-electoral más intensa y democrática de su historia. La contienda, realizada en condiciones inéditas de libertad de expresión, equidad en las campañas y participación directa de todas las fuerzas políticas, sociales y económicas del país, se convirtió en una genuina disputa por el poder. Y al calor de la confrontación, no sólo emergieron proyectos políticos opuestos que se pusieron a consideración de los electores, sino también los signos de conflictos sociales latentes, de debilidades institucionales, de insuficiencias y deficiencias de todo orden profundamente arraigadas en la realidad política nacional. El entorno político generado durante el proceso electoral puso a prueba al sistema electoral construido durante la transición a la democracia. Quedaron expuestas sus debilidades y fortalezas que, en un sentido, fueron origen de los cuestionamientos, la inconformidad y hasta la insidia que por momentos parecían llevar al país hacia una crisis institucional, pero que también, en sentido opuesto, fueron los que le permitieron a México transitar del encono, la sinrazón y el litigio poselectoral hasta el dictamen emitido por la autoridad electoral que determinó que con 14´916,927 votos, equivalentes al 35.89 por ciento de la votación, Felipe Calderón Hinojosa sería el próximo Presidente de México.

Tras varias semanas de conflicto tuvo lugar el cambio de poderes en condiciones turbulentas, con los diputados federales del PAN tomando la tribuna de San Lázaro, pero con apego a lo establecido por la Constitución, lo que marcó el rumbo democrático e institucional que siguió el país a partir del 1º de diciembre de 2006.

Autor: Aminadab Rafael Pérez Franco

Ver otras biografías