Biografías

Diego Fernández de Cevallos Ramos

Diego Fernández de Cevallos Ramos

Coordinador del Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados
LV Legislatura Legislatura, 1991-1993

  • Nacimiento:domingo, 16 de marzo de 1941, Ciudad de México, Distrito Federal
  • Egresado de:Licenciatura en derecho, Universidad Nacional Autónoma de México
  • Militancia PAN:54 años (1958-2013)
  • Cargo de mayor relevancia:

    Candidato del PAN a la Presidencia de la República (1994)

Nació el 16 de marzo de 1941 en la ciudad de México, Distrito Federal. Hijo de José Fernández de Cevallos Martínez y de Beatriz Ramos Iñigo; celebró matrimonio religioso en 1977 con Claudia Gutiérrez Navarrete con quién tuvo tres hijos: Diego, David y Claudia; padre de un hijo de nombre Rodrigo; vive en unión libre con Liliana León Maldonado. Estudió la primaria en la localidad en que vivía con sus padres en el estado de Querétaro bajo la tutela de un profesor privado; secundaria y bachillerato en el Instituto de Ciencias (Idec) de Guadalajara, Jalisco; licenciatura en derecho en la Universidad Iberoamericana (Uia), donde cursó dos años 1959-1961, finalizando sus estudios en la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) 1961-1964.

Diego Fernández de Cevallos inició sus actividades profesionales en el bufete del licenciado Manuel Gómez Morin, fundador del Partido Acción Nacional, para posteriormente independizarse y continuar el ejercicio de su profesión en su despacho particular, como litigante y consultor en las áreas de derecho penal, civil, mercantil, bursátil y agrario; profesor en la Escuela de Derecho de la Uia.

La trayectoria de Diego Fernández de Cevallos en el Partido Acción Nacional es la siguiente: miembro activo del PAN desde 1958; candidato de Acción Nacional a la Presidencia de la República en 1994, obtuvo 9´146,841 votos que representaron el 26.69 por ciento de la votación; consejero nacional en los siguientes períodos: 1975-1981 y 1988-2013; miembro del Comité Ejecutivo Nacional en los siguientes períodos: 1969-1971, 1975-1977 y 1990-2005; candidato a senador de la República 2000; candidato a diputado federal en cuatro ocasiones: 1970, 1976, 1985 y 1991; senador de la República 2000-2006; diputado federal 1991-1994; secretario de Política Interior del Gabinete Alternativo de Acción Nacional 1989-1992. El 21 de noviembre de 1993 la XL Convención Nacional postuló a Diego Fernández de Cevallos como candidato del PAN a la Presidencia de la República. En la contienda superó a los precandidatos Adalberto Rosas, Javier Livas y Eduardo López. Fernández de Cevallos asume la candidatura a la edad de 52 años.

El mensaje de la campaña giró en torno al lema acuñado por el candidato “Por un México sin mentiras”. Los temas favoritos fueron el señalamiento de los lacerantes problemas no resueltos en el país y la necesidad de edificar un verdadero Estado de Derecho, insistiendo en que para construir el futuro no se debía destruir todo aquello que tanto trabajo le había costado al pueblo de México, sino que era necesario desterrar lo malo del presente para que las instituciones pudieran funcionar finalmente al servicio de todos los mexicanos; en ese sentido repetía que el PAN no estaba contra las políticas públicas o el gasto social, sino contra los sesgos centralistas, la utilización facciosa o la ineficacia con que eran manejadas.

Conforme avanzó la campaña, Fernández de Cevallos centró su discurso en una versión actualizada de la Doctrina de Acción Nacional, con referencias frecuentes al cumplimiento del deber y al respeto a las normas jurídicas y los derechos humanos. Su oferta política partía de la necesidad de emprender un amplio diálogo nacional que permitiera transitar hacia la democracia, formar un gobierno plural, generar bienes públicos y acreditar la capacidad de gobernar, para asegurar que el cambio político fuera pacífico. La campaña presidencial de Diego Fernández de Cevallos tuvo un desarrollo que vino de menos a más.

Conforme pasaron los meses, en medio de trágicos acontecimientos como el levantamiento zapatista y el asesinato del candidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio, el candidato panista fue remontando posiciones hasta rebasar en las encuestas al candidato del PRD, para lo cual empleó una estrategia que privilegiaba las apariciones en entrevistas de radio y televisión y las concentraciones populares, quedando en segundo plano la campaña terrestre primordialmente a cargo de los candidatos a diputados y senadores; dado que fue la primera campaña del PAN donde se utilizó el financiamiento público las condiciones para su realización fueron en lo general suficientes en el aspecto material; el momento culminante de esta contienda tuvo lugar el 11 de mayo cuando se realizó el primer debate entre candidatos presidenciales en la historia de México, esa noche Fernández de Cevallos superó claramente a sus adversarios Ernesto Zedillo y Cuauhtémoc Cárdenas, lo cual proyectó su candidatura hasta niveles de intención de voto nunca vistos para un aspirante panista, ubicándose en un nivel altamente competitivo respecto al candidato del PRI. Enseguida Fernández de Cevallos encabezó grandes concentraciones entre las que destacan las realizadas en la explanada de la Rectoría de la UNAM y la del Toreo de Cuatro Caminos.

En las últimas dos semanas de la campaña, también de manera inédita, se transmitieron spots promocionales de la candidatura del PAN en los noticieros del horario estelar de las dos cadenas de la televisión mexicana. En la evaluación de la campaña el presidente del partido y el candidato presidencial consideraron que el resultado era producto de un proceso profundamente inequitativo pero con signos alentadores como el nivel de participación ciudadana en la elección que alcanzó el 77 por ciento, así como el hecho de que el PAN hubiera logrado horadar el muro de silencio e incomprensión que permitió emplear nuevos instrumentos para un mejor desarrollo de los procesos electorales, como la credencial y el padrón con fotografía, un Instituto Electoral ciudadano y un Tribunal Electoral independiente; además, el partido consiguió que se diera una mayor apertura en los medios electrónicos de comunicación; fue positivo también que la elección se hubiera realizado en paz en un año particularmente violento. El cómputo de la elección dio a Diego Fernández de Cevallos 9´146,841 votos, que equivalían al 26.69 por ciento de la votación.

El 14 de mayo de 2010 un comando secuestró a Diego Fernández de Cevallos privándolo de la libertad durante siete meses, en un tema que conmocionó a la opinión pública nacional, su liberación fue conocida el 20 de diciembre.

Autor: Aminadab Rafael Pérez Franco

Ver otras biografías